Skip to content

Los animales domésticos actuales son mayores que en el pasado

21 mayo, 2015

txerri_fSi se preguntan a sí mismos por nombres de animales domésticos, casi seguro que entre los primeros no faltarán gatos, perros, algunos acuáticos y otros voladores. El clásico pez de color naranja, llamado carpín dorado (Carassius auratus), o los periquitos por ejemplo.

Quienes tengan la suerte, siquiera el fin de semana, de pasear por lugares más rurales podrán incrementar la lista rápidamente acordándose de ovejas, cerdos o vacas como nos indican todavía las señales de tráfico para advertirnos del paso de animales domésticos.

Un reciente estudio de una investigadora de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) ha desvelado como el tamaño de los animales domésticos ha variado con el tiempo. Idoia Grau es zooarqueóloga, es decir que se encarga de describir la relación entre el ser humano y los animales a lo largo de la historia estudiando los restos hallados en yacimientos arqueológicos, fijándose de manera especial en la ganadería, la alimentación o su uso ritual.

cord_bi_fEn su artículo, recientemente publicado en “Journal of Archaeological Science”, recoge más de 2.500 muestras de vaca, oveja y cerdo, de 41 yacimientos repartidos por la península ibérica desde la época romana hasta nuestros días.

El estudio muestra sucesivos cambios en la talla de los animales domésticos a lo largo del tiempo, relacionados igualmente con transformaciones en el paisaje y en los sistemas productivos. Así, durante la época imperial romana, en la que aumentan los procesos deforestación y se intensifica la agricultura, hubo un interés especial en mejorar el ganado vacuno. Una mejora que perduró incluso después de la caída de Roma ya que “es posible que el conocimiento zootécnico de la época anterior no se perdiera de forma abrupta y el ganado romano mejorado se mantuviese varias generaciones”, explica Idoia Grau.

La investigadora Idoia Grau en su laboratorio. Foto: UPV/EHU

La investigadora Idoia Grau en su laboratorio. Foto: UPV/EHU

No obstante, entre los siglos VIII y IX, el tamaño de los animales domésticos alcanzó el mínimo de todo el periodo analizado. Esta reducción de la talla pudo estar relacionada con la generalización de regímenes de alimentación del ganado en semi-libertad durante la Alta Edad Media, una tendencia que se ha observado en otras zonas de Europa.

Según la investigadora “el aumento de la talla de los animales está normalmente relacionado con mejoras de tipo medioambiental, por ejemplo, con nuevas formas de alimentación; o genético, por ejemplo, importando animales de mayor tamaño” ya que un mayor tamaño de los animales domésticos implica una serie de ventajas económicas, como un aumento de la producción cárnica o de la fuerza de tracción. Además, los animales domésticos mejorados tienden a crecer más rápido, lo que ayuda a aumentar la productividad.

vac_fA partir de la Baja Edad Media, el tamaño de los animales domésticos vuelve a aumentar progresivamente, especialmente el de las ovejas, animal que alcanza una gran importancia en este periodo, pero no es hasta la época moderna cuando la corpulencia de los animales alcanza su máximo, un periodo muy desconocido para la zooarqueología porque apenas se han analizado conjuntos de fauna posteriores al siglo XVI.

Quieres ver más imágenes de este post?

pinterest_logo_atn

Visita Activa Tu Neurona en Pinterest

From → Mundo Animal, UPV/EHU

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: