Skip to content

“La evolución ha dado muchas bofetadas a la vanidad humana”

3 diciembre, 2013

1(1)Hemos pasado de considerarnos el centro del universo a reducirnos a una mota de polvo en los confines de un cosmos que se expande sin fin. En medio, la ciencia ha tenido que ganar muchas batallas a los prejuicios de las sociedades dominantes. Carolina Martínez-Pulido, doctora en biología de la Universidad de La Laguna, presentó en la última de las conferencias del ciclo “Ellas hacen ciencia” la vida de Mary Leakey, una mujer pionera que permaneció mucho tiempo a la sombra de su marido y que nos ayudó a entender que la humanidad se origino en África, que el primer carácter evolutivo propio fue la bipedestación o que las herramientas de nuestros antepasados nos pueden revelar rasgos de su comportamiento. 

Típica representación de la evolución humana. Credit: http://hominizate.wordpress.com/

Típica representación de la evolución humana. Credit: http://hominizate.wordpress.com/

La publicidad ha contribuido a popularizar imágenes erróneas de la evolución humana. Por una parte, parecen sugerir una linealidad en el proceso. Por otra, que los seres menos  evolucionados tendrían la piel más oscura, y serían más claros, de piel y de cabello, aquellos que representarían la culminación de la especie. Además, quien evoluciona en esas imágenes es el hombre. En las ilustraciones, generalmente nunca aparecen mujeres.

Según Martínez-Pulido, cuando Mary Leakey comenzó a interesarse por la arqueología, en los años 30, las grandes preguntas de la evolución humana tenían que ver con el momento en el que se separaron los simios de los humanos modernos, cuantas especies se habían desarrollado entre ellos, cuánto tiempo llevó ese proceso o dónde tuvo lugar.

Mary desarrolló desde joven un gran sentido de la observación, lo que le ayudó de manera extraordinaria a seguir, en cierta forma, con la actividad profesional de su padre, la pintura. Siendo una magnifica dibujante, sin embargo, la disciplina no fue su fuerte para nada que no tuviera que ver con sus aficiones. Esa conducta, unida a su fuerte carácter independiente, hizo que no completara sus estudios.

Ilustración firmada por Mary (Douglas) Leakey. Credit: http://slplibrowse.wordpress.com/

Ilustración firmada por Mary (Douglas) Leakey. Credit: http://slplibrowse.wordpress.com/

Su habilidad como dibujante llegó a oídos de Louis Leakey, arqueólogo y antropólogo, quien en 1934 le pidió que ilustrara su libro “Los Antepasados de Adán”. Un año más tarde se fue él a África, donde desde 1937, empezó a desarrollar sus propias investigaciones.

La Garganta de Olduvai

Mary Leakey llamaba cariñosamente a este lugar “el pastel de la historia”, por la gran cantidad de estratos que el trabajo incansable del río había ido dejando al descubierto. Leakey, según la conferenciante, asegura en su biografía que “si tengo la oportunidad de elegir, prefiero vivir en una tienda de campaña que en una casa”.  No era una afirmación gratuita. Entre 1960 y 1974 estuvo viviendo en un campamento en la Garganta de Olduvai. Una afirmación, que por otro lado da una idea de la capacidad de trabajo de Mary y de su compromiso con la labor que realizaba.

Enumerar los resultados del ingente trabajo de Mary Leakey necesitaría más espacio del que tenemos. Desenterró miles de restos fósiles, y perfeccionó sus propios métodos de trabajo y extracción de restos antes de descubrir el 17 de Julio de 1959 al primer homínido este africano, el Paranthropus Boisei, también llamado “el cascanueces” por su poderosa dentadura, lo que le valió llamar la atención de la National Geographic Society y conseguir dinero para seguir con las investigaciones.

Paranthropus Boisei Credit: Sculpture Atelier Daynes/ ACTIVA TU NEURONA

Paranthropus Boisei. Credit: Sculpture Atelier Daynes/ ACTIVA TU NEURONA

Louis y Mary Leakey eran científicos, pero en cierto modo se habían repartido las tareas. “Mientras ella se dedicaba con rigor al trabajo de campo, a él le gustaba el círculo de celebridades, dar publicidad a los descubrimientos”, aseguró Martínez-Pulido.

Casi una veintena de años después, Mary Leakey descubrió dos hileras de pisadas paralelas a lo largo de 23 metros, sobre ceniza volcánica. Tenían más de 3 millones de medio de años, y correspondían al primer homínido capaz de andar sobre dos piernas. Para entonces, ya le había sido reconocido su trabajo con varios doctorados honoríficos.

Sello conmemorativo del servicio de correos británico a Mary Leakey. Credit: http://stampraider.blogspot.com.es

Sello conmemorativo del servicio de correos británico a Mary Leakey. Credit: http://stampraider.blogspot.com.es

Quizá el mejor resumen de todo el legado de Mary Leakey se refiere a nuestra centralidad como especie dominante. En un momento de la conferencia, Martínez-Pulido aseguro que “Cuando pensamos en nuestra especie hemos sido extraordinariamente vanidosos. Nadie duda de la capacidad cognitiva humana, pero tenemos muchas cosas en común con otros organismos vivos que nos deben hacer ser más modesto, menos arrogantes y menos destructores del medio ambiente entre otras cosas”.

 El ciclo Mujeres en la Ciencia, ha sido organizado por la Facultad de Ciencia y Tecnología de la Universidad del País Vasco y el Ayuntamiento de Bilbao, y se ha desarrollado en la Biblioteca de Bidebarrieta.

MaryLeakeyViñeta

Viñeta alusiva a Mary Leakey. Credit: http://www.greenberg-art.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: